Lend y Borrow – español

En esta entrega veremos el caso de “Lend” -Prestar- y “Borrow” -Tomar prestado-.

Imagen

Vivimos en tiempo prestado, así que les pido me presten atención sólo un ratito. “Lend” y “Borrow” son dos verbos que presentan el mismo evento desde el punto de vista de sus dos agentes y tal situación puede convertirse en un problema para los hispanoparlantes; pero todo podría ser más sencillos si entendemos que “Lend” –darle algo a una persona que lo devolverá después- puede traducirse como “Prestar”, y “Borrow” –recibir algo de una persona para devolvérselo después- puede ser traducido en dos palabras: “Tomar prestado.

Recordemos este ejemplo: una persona que quiere construir una casa necesita ‘tomar prestado’ una cantidad de dinero del banco, y el banco les presta dinero a sus clientes.

Borrow” va acompañado de la preposición “from” (de) en el siguiente orden:

QUIEN NECESITA EL OBJETO + BORROW + OBJETO + FROM + QUIEN TIENE EL OBJETO

I borrowed a pencil from my teacher to take the exam.

(Tomé prestado un lápiz de mi profesora para hacer el examen).

 

Por otra parte, “Lend” se acompaña de la preposición “to” de la siguiente forma:

QUIEN TIENE EL OBJETO + LEND + OBJETO + TO + QUIEN NECESITA EL OBJETO

The teacher lent a pencil to me to take the exam.

(La profesora me prestó un lápiz para hacer el examen).

 

OTRA FORMA (mucho más popular)

QUIEN TIENE EL OBJETO + LEND + QUIEN NECESITA EL OBJETO + OBJETO

The teacher lent me a pencil to take the exam.

(La profesora me prestó un lápiz para hacer el examen)

(Nota que en esta forma no se utiliza la preposición “to”)

 

En la obra Hamlet (1601) de William Shakespeare, Polonio, el Chambelán, a su hijo Laertes le da una sarta de consejos antes de que parta de vuelta a Francia. Polonio es un hombre mezquino y desconfiado, de ahí que sus recomendaciones con respecto a las finanzas de su hijo sean opuestas a la generosidad:

“No pidas prestado, ni prestes;

Pues el préstamo muchas veces se pierde a sí mismo y al amigo,

Y el pedir embota el filo a la economía”.

 

Acto I, escena III

No sigas este consejo o daremos al traste con el mundo crediticio. Vaya, tal vez no sea tan mala idea.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s